BERNARDA AMÉRICA

Cantante, intérprete y compositora, Bernarda América Ceballos Garrido ha sido un nombre representante de la música de raíz en el Biobío desde que despuntó con una guitarra en mano a comienzos de la turbulenta década de 1980 en Chile. Su obra se sustenta en la inspiración y la proyección del folclor sureño, también con una determinante influencia de Violeta Parra.

Nacida en Talcahuano, comenzó a cantar, presentándose en peñas folclóricas y universitarias, sindicatos, museos y facultades, como los espacios de la Universidad de Concepción, donde estudió Pedagogía en Música. Por ese tiempo, hacia 1981, Bernarda América dio su primer recital de canto folclórico fuera de Chile, invitada por la Universidad Católica en el Cusco. Luego, en 1984, realizó un intercambio en Suecia, y allí mostró aspectos de la música chilena, el canto y la poesía popular en municipalidades, escuelas y universidades.

En 2012 aparece uno de sus mayores hitos, con la convocatoria que realizó el Centro de Música y Danza de la Pontificia Universidad Católica del Perú, para presentar una serie de piezas en la muestra «Canto Testimonial Mapuche y Chileno» en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. De esa experiencia se desprende el disco Amor América, donde Bernarda América recrea el sonido de instrumentos mapuches como kultrún, la pifilka y la kaskawilla en canciones originales y versiones de piezas de Violeta Parra («Arauco tiene una pena», «El guillatún») y de Víctor Jara («Angelita Huenumán»).

Un ciclo autoral se inicia inmediatamente después, con la serie de 25 canciones que toman ritmos y danzas del folclor chileno, tonadas, valses y cuecas. Bernarda América reanuda su participación en festivales sureños de la voz y del canto de raíz en el Biobío, obteniendo triunfos con canciones como «Colores matices», «Coraje florido», «Amor ingrato» o su «Cueca a Janequeo», una de las más difundidas. Es la época en que Bernarda América consolida un formato camerístico de música, rodeando su canto y guitarra con instrumentos como el piano, el violín y el contrabajo. La «Cueca a Janequeo», que aborda la lucha mapuche a través de los siglos en el sur, fue publicada en Mujer coraje raíz (2019), junto con otras siete tonadas, cuecas y valses, un disco producido artísticamente por la también cantora del Biobío, Fabiola González La Chinganera.

Agradecemos su participación en este proyecto presentando su trabajo y colaborando en la difusión de la cultura y las artes musicales.